vanesa1

EMPRENDER CON PASIÓN

Por Vanesa Durán

Hablar de mujeres en un mes como octubre puede ser reiterativo, pero siempre es buen momento para reflexionar sobre los diversos roles que tenemos. Hoy quiero que reflexionemos juntas sobre la mujer emprendedora y lo multifacéticas que estos tiempos nos imponen ser, ya el simple hecho de tener que organizar la casa, los hijos, el cuidado personal y un emprendimiento es una tarea colosal, pero aun así sabemos que podemos con todo… ¡Solo requiere armar un plan de acción!

Claro está que no es fácil ese plan de acción, ya que miles de imprevistos son los que nos habitan día a día, pero (y esto es una mirada muy personal) lo que nos mueve hace maravillas en nuestras ganas y en nuestra energía. Lo mejor para arrancar con esto es poner los objetivos claros y alcanzables: por ejemplo, si quisiera verlo desde el lado de la casa, coordinar acciones con quienes viven en ella para que la carga esté equilibrada es fundamental, hacer acuerdos de cómo entre todos podemos colaborar para que el orden sea algo que se dé naturalmente, aceptar que quizás no todo esté en su lugar todo el tiempo pero llegar a que no nos agobien las cosas que no están tan perfectas son acuerdos con una misma que ayudan para tener paz en el hogar.

Darnos tiempo para la actividad física o ir a hacernos un mimo a algún lado le da sentido a todo nuestro esfuerzo económico, porque cuando nos hacemos merecedoras de un espacio nuestra capacidad de creación y creatividad se multiplican exponencialmente.

vanesa2

Cuando hablamos de nuestro emprendimiento las metas alcanzables son claves, si nos proponemos estar en las redes comunicando lo que hacemos, debemos poner tiempos super medidos de qué vamos a hacer, en cuánto tiempo lo haremos y preparar en un día específico todo lo que queremos hacer durante ese período, para no encontrarnos con esos días donde la energía y las ganas no están para hacer contenido, porque también aceptar que nuestras emociones nos habitan y que pueden interferir con nuestro calendario es ser conscientes de lo humanas que somos.

Ser compasivas con el proceso que todo emprendimiento tiene es la clave de la paciencia que requiere para entender las etapas que el mismo tendrá.Cuando ponga los objetivos deben estar alineados perfectamente con el propósito y la razón de ser de lo que hago, porque cuando eso está alineado les aseguro que el universo conspira para que la energía y la sabiduría se pongan a disposición de nuestro emprendimiento.

Seguro se preguntarán cuando es bueno empezar a emprender algo, y la respuesta es: SIEMPRE que los momentos difíciles nos muestran las principales necesidades en el mercado, y es ahí donde podemos generar impacto.

Les voy a contar que cuando yo arranqué con mi negocio nada de nada fue fácil, pero también una crisis creó necesidades en muchas mujeres que antes estaban mirando para otro lado y me dio la posibilidad de armar una red donde estas mujeres pudieran trabajar por sus sueños subidas a mi sueño. Quizás, si esa crisis no hubiera creado esa necesidad yo no hubiera podido crear la empresa que fundé. Emprender con pasión me llevó a ir por más siempre y jamás dudé de mi capacidad, porque saben una cosa, podemos todo lo que nos proponemos, podemos soñar en grande y trabajar duro para que eso suceda. Si yo pude, vos también podés… ¡Vamos por todo! ¿Me acompañás?