historia-de-vida-02

LA DUEÑA DE LA LUNA

HISTORIA DE/VIDA

Junto a febrero se extinguió la luz de una de las mujeres más destacadas de las ciencias en la historia de la humanidad. Mujer contemporánea a nosotros que marcó un hito fundamental. O bien, que fue responsable de ese llamado gran paso de la humanidad.

Katherine Jonnson había nacido en 1918, junto a un siglo que prometía varios cambios en dos de las condiciones que la atravesaban desde su nacimiento: ser mujer y ser negra. Pero Katherine no esperó que la realidad, por sí sola, operara esas transformaciones para que sus dos marcas dejaran de ser efecto de segregación. Ella fue protagonista para que tanto las mujeres y los descendientes de la África negra fueran reconocidos en su integridad.

historia-de-vida-01

Matemática, física y científica especializada en asuntos del espacio, durante años permaneció en el anonimato dentro del gran monstruo de ciencia ficción que es la NASA. Allí, su mente brillante, rigurosa y entrenada se encargaba de los cálculos matemáticos imprescindibles para todas las travesías aeroespaciales que el centro de investigaciones norteamericanos puso en marcha, fundamentalmente, durante la vibrante década del ‘60.

Primero en 1961 con el Proyecto Mercury. A Katherine le pidieron los cálculos exactos para poder mandar un hombre al espacio. Ella, papel y lápiz en mano, hizo todas las sumas y restas necesarias. Resultado: un éxito. Por esta razón, durante años y en el más perfecto anonimato, Katherine fue la responsable de calcular matemáticamente el modo en que un hombre podía llegar a la luna. Y lo logró. Dicen, siempre todo a mano.

Su historia fue película. En 2016 llegó Talentos ocultos, que cuenta su participación fundamental para que el Apollo 11 alunizara y, más importante aún, pudiera volver a casa con sus tres tripulantes. La peli fue candidata a tres Óscar y ella, con sus 98, por fin consiguió los aplausos que la humanidad le debía desde hacía décadas.

Ahora Katherine vuela libre, viendo de cerca al satélite que le pertenece.