mami-albanil-01

LA VERDADERA AS DEL FRATACHO

INFO2020//BERNARDITA SIUTTI: MAMI ALBAÑIL

La siguen miles de personas, sus videos tienen millones de reproducciones, es mujer y hace un trabajo que siempre se consideró de hombres. Bernardita Siutti o Mami Albañil, embajadora de la construcción que rompe moldes y levanta paredes.

fotos: @flor_lamas

“Para mi es un flash, yo todavía no lo puedo creer” dice Bernardita, tal su nombre real, aunque el país, a través de Instagram y del resto de las redes sociales la reconozca como Mami Albañil. No es pose, no es una rubia piola que da bien en cámara y que juega a que sabe lo que es un revoque, un contrapiso o tomar las juntas de los cerámicos. Bernardita, que estudió para ser chef bajo el manto de la excelencia del Gato Dumas, que tuvo una empresa que operaba en el mundo del cine, un día se armó una cuenta y subió un video haciendo lo que más le gusta hacer: cemento, arena, cal. Y la rompió. “Me cambió la vida y no sólo en lo laboral. También en lo personal, en todo. Estoy en la vorágine, en la locura y cuando paro… guau, no lo puedo creer, pellizquenmé. Muy rápido, muy, fue un boom” cuenta.

mami-albanil-02

No estudió Arquitectura. Tampoco es Maestra mayor de obras ni fue a escuela técnica. Lo que no tuvo, tampoco, durante toda su vida, fueron prejuicios: si me gusta poner zócalos, qué me importa que digan que eso lo hacen los hombres. “Siempre metí mano en los arreglos de la casa, un poco por la economía y otro porque realmente me gusta. Hay gente a la que le gusta salir a correr, a mi me gusta rasquetear una pared”.

_ ¿Realmente te gusta?
_ Me encanta. Todo lo que tenga que ver con hacer cosas en la casa, salvo plomería y electricidad, que no me gustan, el resto me encanta, me re divierte. Cuando me pongo a hacer me voy, no pienso en nada, me deja la mente en blanco. Lo hice siempre.

QUÉ TE HACES LA ALBAÑIL

Ese lo ‘hice siempre’ de Bernardita es el punto de inflexión, la marca con la que puede defender sus videos en las redes, lejos de cualquier acartonamiento. Al ritmo de la cumbia, sin grandes destrezas técnicas en lo audiovisual y con la habilidad suprema de saber reírse de sí misma cuando sea necesario, Mami Albañil hace lo que hacía antes, sólo que ahora lo muestra y lo enseña a traves de sus videos/tutoriales.

Cuando lo hacía antes de ser famosa en redes, sus amigos la gastaban y le decían:
_ ¡Qué te haces la albañil!

Algo aprendieron sus amigos: no la desafíen a Bernardita. “En un asado con amigos nos reíamos de las cosas que hacía en mi casa y uno me dijo que me hacía la albañil” . Ella recogió el guante y respondió:
_ Me voy a hacer una cuenta y van a ver, la voy a romper.

Lo dijo. Pero jamás pensó en lo que vendría después. Se hizo la cuenta y no sólo la vieron sus amigos del asado, sino millones de personas a quienes no conoce ni conocerá jamás. “Lo juro, con una mano en el corazón, que jamás imaginé esto. Lo hice una tarde con amigos sin darle mucha importancia. Y a los 2 meses ya tenía casi 10 mil seguidores”.

_ ¿Alguna clave?. El mundo de la comunicación está en crisis y vos la clavaste al ángulo.
_ Dos cosas muy importantes. Lo mío es original, es muy de nicho, y eso lo tengo a favor. No había una cuenta como la mía. Y lo otro es que me muestro muy transparente. A contramano de otras cuentas, de moda por ejemplo, que tienen más frialdad, a mi me paran en la calle con absoluta confianza, me abrazan porque me ven cercana.

_ Ya sos amiga de tus seguidores.
_ Es que me muestro como soy y como estoy en mi casa. Y me dicen que por eso me quieren, por lo genuino y natural. Incluso las marcas están entendiendo que lo acartonado y que los textos ya escritos y guionados no van. Y al principio ellos no lo entendían.

MARCHE TRABAJO NUEVO

mami-albanil-02

Cuando Bernardita habla de las marcas, se refiere a las grandes empresas, siempre del mundo de la construcción, que vieron en ella el modo de comunicar y publicitar sus productos. Es decir, en vez de acudir a la modelo longilinea o al actor carilindo del momento, recurrieron a ella que, así piola como es, te cuenta vía videos/tutoriales, como aplicar un producto, cómo poner un piso, qué secretos tiene la pintura o de qué modo hacer la mejor mezcla. Todo eso, que Bernardita empezó haciendo sólo por el gusto de hacerlo, terminó siendo su salida laboral. “A los 6 meses de abrir la cuenta empecé a ganar plata y a los 8 vendí la empresa que tenía y me dediqué a esto 100%.”

_ Y no era lo que buscabas.
_ Para nada, estimaba que al año podría tener mil seguidores… juro que jamás lo imaginé, porque Instagram es muy estético, todo muy lindo. Y yo no, mis fotos son malas, los videos son totalmente caseros. Cuando las marcas que me contratan filman con sus cámaras y traen productoras y se hace todo profesional, ese video lo mira menos gente. Cuanto más casero, más les gusta.


_ Otro descubrimiento tuyo.
_ Es curioso. Cuando filmo un video con las mejores condiciones con una temática interesante, por ejemplo levantar una pared en construcción en seco, lo ven unas 20 mil personas. Pero cuando lo filmo yo con mi celular, que es un celular de m…, en cámara rápida y con la cumbia que le pongo de fondo siempre, lo miran 150 mil personas.

150 mil es un promedio. Algunos videos en las redes llegan a 300 mil vistas, es decir, 300 mil personas: puntos de rating que hoy los popes de la televisión abierta ruegan que caigan del cielo. Ni qué hablar de las reproducciones en You Tube: su primer trabajo de micro cemento que hizo en la galería de la casa de sus abuelos en La Pampa está a punto de llegar a los 2 millones.

Frente al éxito que no se puede negar ni ocultar, aparecieron las grandes empresas. Hoy tiene contrato fijo y mensual con 5, de las que es embajadora. Además de éstas, todos los meses aparecen muchas más que la contratan para acciones puntuales que se materializan en videos tutoriales sobre cómo instalar un farol o, la que iba a realizar apenas termináramos nuestra charla: colocar por primera vez una campana de cocina.

_ Decís que siempre hiciste estas actividades, pero habrás aprendido en todo este proceso, ¿o no?
_ Cuando armé la cuenta no sabía ni un 10% de lo que sé ahora. Antes era darme maña, probar, equivocarme. Hay un montón de tutoriales que experimenté cuando la marca me mandaba el producto. Ahora tengo que poner una campana en una cocina de mi hermana y jamás puse una. Voy a ver las instrucciones y si no me cierran, iré a Internet. Con eso tengo que filmar el tutorial.

CUESTIÓN DE GÉNEROS

En Instagram, el 90% de la seguidoras de Bernardita son mujeres. En You Tube se da vuelta por completo: el 86% de los suscriptos a su canal son hombres. “En Instagram juega el crecimiento personal mío, la gente se inspira en eso, no solo con los tutoriales, sino con lo que me fue pasando a mi en todo este tiempo. Y You Tube es más práctico, es el tutorial en sí, que es lo que más le interesa a los hombres”.


_ ¿Y los prejuicios por hacer algo que siempre estuvo en el universo masculino?
_ Me hacen más bulling las minas, pero no he tenido grandes problemas. Pero sí, son más machistas las minas que los pibes. El prejuicio de que soy mujer y hago lo que hago. En una actividad de emprendedurismo para mujeres en la que estaba invitada, la conductora, que me hizo unas preguntas horribles, dijo que le parecía muy loco que yo no fuera masculina… (se ríe). Soy femenino y me puede gustar la albañilería, que no es maculina, sino que nos hicieron creer que es para varones. Podemos tener la limitación de la fuerza, que es algo físico, pero todo lo podemos hacer.


_ ¿Y los hombres del oficio: albañiles, arquitectos?
_ Tiran sugerencias, me recomiendan hacerlo de otro modo. Por lo general no son mala onda los varones.


SON MUCHAS MÁS

A partir de su trabajo en redes, Bernardita conoció mujeres albañiles que trabajan en casas particulares y que cuentan con una aplicación en donde se puede acceder a gasistas, pintoras y constructoras que trabajan sólo para mujeres. “Es para mujeres que están solas y les da miedo no saber quién va a venir”. La existencia de estas trabajadoras le permitió ver de modo natural lo que siempre hizo y la gente no entendía.

mami-albanil-04

También es cierto que, a contramano de la seriedad que se le exige a quiene trabajan en la construcción, Mami Albañil se permite ciertas licencias. Como cuando, mientras montaba un vestidor, dejó el celular filmando en una punta de la obra a la que no podía acceder porque el cemento estaba fresco. “Me subí a los estantes del vestidor para intentar llegar y sin tocar nada. Pero me caí de culo al piso y terminé cubierta de cemento. A los dos días me acordé del video, lo edité y tuvo miles de reproducciones”. Ser albañil también puede ser terapéutico.

De las redes Bernardita pasó a la tv. Durante el año pasado tuvo una participación semanal en la TV Pública. También le llegó su libro, editado por Planeta. “Siempre hay otras propuestas dando vueltas, tengo que organizarme, porque no lo soy. Por eso trato de no tener el sí fácil”, explica.

_ Cada albañil tiene su especialidad o preferencia, ¿vos?
_ Todo lo que sea mezclas y esas cosas, donde que haya que ensuciarse.
_ Tu estudios de de chef habrán servido.
_ Seguro, 100%, siempre digo que hacer micro cemento es como decorar una torta.

DÓNDE ESTÁ MAMI ALBAÑIL
Instagram: mami.albañil – You Tube: Mami Albañil – Facebook: Mami albañil